Saltear al contenido principal

Andrés y Débora tenían más que pensado todo lo que querían para su boda, para su viaje de novios y para todo lo demás. Se pusieron de lo más orientales para un enlace de lo más occidental. El resultado: un evento de lo más personal y corporativo. Y desde luego continúan su felicidad basada en un dieta rica en perdices…